CARTAS AL DSD | CONTACTO
| INGRESAR

Año X - N° 5354
Lunes 22 de julio
de 2019

BUENOS AIRES:

ACTUALIZADO

07:00

POLITICA

08/05/2016

#AnalistasDominicales

La “comunicación PRO” en la mira

Fontevecchia y Morales Solá abordan este eje. En esta línea, Durán Barba defiende el “gradualismo”. Van Der Kooy escucha de cerca a Báez. Vertbitsky advierte sobre la "jauría judicial y mediática" contra Báez y los Kirchner y apunta a Lorenzetti.


Con la mira en la “comunicación PRO”, Jorge Fontevecchia recuerda en Perfil un “llamado madrugador” de Franco Macri en 2001 para preguntarle “¿Cómo se hace para comunicar bien una mala noticia? No puedo pagar los sueldos del Correo” (empresa que en 2003 Kirchner reestatizó pero desde 1997 estaba privatizada e integraba el conglomerado Socma: Sociedades Macri).

El periodista recuerda este episodio por “la continua polémica sobre si la pérdida de popularidad del Gobierno en las encuestas y ahora la unión del panperonismo se debe a que haciendo bien comunica mal o a que hace mal”.

Para Fontevecchia “lo que le falta al Gobierno no es comunicación sino narración”. Según edita, “la cuestión de fondo no es si los mensajes se transportan por señales de humo, tablas de piedra con signos tallados, discursos en un foro, impresos en papel, por ondas que transmiten radio y televisión o por internet; lo que le falta al Gobierno es una ficción orientadora (entendiendo por ficción un deseo verosímil y plausible)”.

 


En La Nación, Joaquín Morales Solá afirma que “Macri se propone mantener fragmentado al peronismo”. Además, considera que tanto el estilo político de Macri es “disruptivo”, al igual que su tipo de “comunicación”.

Según Morales Solá, el macrismo “lo hace a propósito, sólo para marcar la diferencia con la catarata discursiva de Cristina Kirchner”. Para el periodista Macri “no se mueve de esas certezas mientras el resto de la política lo interpela” cuando Gobierno y sociedad “están en el lugar más oscuro del túnel que creó el sinceramiento de la economía”.

Por otro lado, si bien advierte que “no hay despidos masivos por ahora”, admite que “sí hay, según lo reconocen Hugo Moyano y Antonio Caló, un enorme y extendido temor de los trabajadores a perder el empleo”.

 


En relación a la comunicación oficialista, Jaime Durán Barba consigna en su habitual columna en Perfil donde defiende el “gradualismo” aplicado por el gobierno de Mauricio Macri y analiza la experiencia de otros países del continente y considera que “utilizar medidas drásticas de una vez en lo económico puede debilitar a quien ejerce el poder, aunque la situación mejore a mediano plazo”.



En Clarín, Eduardo van der Kooy repasa las causas que involucran a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y a su familia y afirma que “todo o casi todo el patrimonio de la familia Kirchner y su oscuro entramado financiero se habría nutrido del sobreprecio en la obra pública”.

El periodista rescata una supuesta frase que Lázaro Báez “machaca” con sus abogados en Ezeiza: “Siempre fui lupinista, nunca cristinista”, haciendo referenica al apodo que “se ganó en la calle” Kirchner ni bien comenzó a “escalar” en el poder provincial y nacional.

 

Utilizando una analogía con el refrán de “ir por la lana”, Horacio Verbitsky advierte que la “jauría judicial y mediática” que “corrió” a Báez esperando toparse con los Kirchner dio con “asombro” con la familia Macrì. Según Verbitsky, la causa que llevan el fiscal Marijuan y el juez Sebastián Casanello “es sólo una de las desplegadas a partir del 10 de diciembre con el propósito transparente de acorralar a la ex presidente y a otros miembros de su gobierno”.

El periodista insignia de Página consigna algunos números sobre la inversión en obras públicas nacionales en el ciclo kirchnerista y asegura que esas cifras “ridiculizan la afirmación del extorsionado ex colaborador de Báez, Leonardo Fariña, quien pagó su libertad declarando contra su empleador y los Kirchner, en la justicia y en los medios asociados”.

A su vez, asegura que “sobre esta arquitectura se yergue el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, a quien le cuesta discernir entre el rol de justiciero y el de juez y que se ha reunido con cada uno de estos jueces para incitarlos a proceder con energía y premura” y al que apunta como protagonista en la “demolición institucional”.

Por otro lado, aprovecha para dar cuenta del “intento de suicidio” de la diputada provincial jujeña de la Organización Tupac Amaru Mabel Balconte, “quien fue extorsionada por el gobierno del contador Gerardo Morales para acusar a Milagro Sala y Máximo Kirchner, porque en caso contrario no sólo sería detenida ella sino también sus hijos”.

 

 

Verbitsky da cuenta que Lorenzetti dispuso la creación de un observatorio en el que la Corte sistematizaría información sobre delitos de narcotráfico, trata de personas y corrupción. Según afirma, el proyecto personal de Lorenzetti se refleja en las páginas que dirige en Internet su asesora de imagen y que se presenta como sitio del Poder Judicial y donde “la cobertura realizada durante el último año, desde mayo de 2015, muestra que el 30 por ciento del espacio está dedicado a pulir, lustrar y dar esplendor al ego lorenziano”.

  • Copyright 2000-2019 ©
  • Todos los derechos reservados
eldsd.com diario sobre diarios
Propietario: Sergio Aballay
Fundador: Dardo Fernandez
Propiedad intelectual: 5208317.
Dirección: Balcarce 1463 San Telmo, CABA.
Código Postal: C1103ACM