CARTAS AL DSD | CONTACTO
| INGRESAR

Medios

26/10/2016

última edición diaria

La noticia más triste del día

A sus 140 años, el Buenos Aires Herald se despidió de sus lectores diarios con una tapa y un editorial que logra transmitir el clima que vive la redacción. Catorce personas fueron despedidas. Comunicado de los trabajadores de otros medios de Indalo.


El Buenos Aires Herald lanzó hoy su última edición diaria después de 140 años por decisión del Grupo Indalo, dueño del 60% del medio. A partir de ahora, el único matutino de Latinoamérica editado en inglés saldrá semanalmente los días viernes.

La noticia que más impacta es que catorce de sus veintiún miembros fueron despedidos. Sobre ello, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) realzó el Comunicado de Asamblea de Ámbito y de El Argentino:




“La asamblea de trabajadores de Ámbito Financiero, en conjunto con la de El Argentino y la del Buenos Aires Herald, repudia el cierre del Buenos Aires Herald y se solidariza con los 14 compañeros despedidos de manera injustificada y en términos que rozan la ilegalidad, con indemnizaciones a pagarse en 'cómodas cuotas'.

En el último mes, el Grupo Indalo, dueño del 60 por ciento del Grupo Ámbito, ha dado señales que sólo generan preocupación e incertidumbre, con la anunciada salida de circulación del diario rosarino El Ciudadano, que deja a 82 trabajadores en la calle, y ahora del Buenos Aires Herald, cuya última edición sale este miércoles 26 de octubre.

Para colmo, en un gesto provocador, falto de respeto y de consideración hacia quienes cotidianamente hicieron el diario, el grupo empresario pretende maquillar estos despidos publicitando en sus propios medios su conversión a un semanario con el lema 'Good news, It’s Friday', pretendiendo que los lectores tomen esto como una 'buena noticia'.

Ante esta situación, los trabajadores de Ámbito Financiero y de El Argentino resolvimos en asamblea y por mayoría hacer un quite de firmas en la edición del miércoles 26 de octubre, en una muestra de apoyo a los compañeros despedidos, y le exigimos a la empresa que se respeten nuestros derechos laborales y los de los compañeros del Buenos Aires Herald, contemplados en el Estatuto del Periodista y en el Convenio Colectivo de Trabajo N°301/75.

Asimismo, les pedimos el cese de los despidos en las distintas empresas del grupo y el pleno goce de la libertad sindical.

Asamblea de trabajadores de Ámbito Financiero, de El Argentino y del Buenos Aires Herald”.

En este escenario, hoy el BAH jeraquizó en su tapa “El final de un diario”:

 

 

“El final de un diario

 No sin un gran pesar, el Herald encuentra un punto final en tanto único diario escrito en inglés de América Latina, tras 140 años en la calle.

Hemos transitado un largo camino desde nuestros humildes orígenes como un periódico de una sola hoja. Muchas cosas han cambiado en estas décadas y, en los últimos tiempos, el Herald ha atravesado severas dificultades. Si bien fue anunciada la continuidad con periodicidad semanal, sería necio negar que semejante cambio nos duele, a la vez que refleja, en cierta manera, la crisis de la industria de los diarios.

Por un lado, la prensa experimenta dificultades en todo el mundo. Los diarios enfrentan recortes y operaciones de cirugía mayor mientras los lectores migran hacia los medios digitales, lo que deriva en caídas en la circulación y de avisos publicitarios. Por otro lado, las audiencias — sobre todo los jóvenes — que leen y miran las noticias a través de sus smartphones o computadoras, lo hacen, por lo general, en forma gratuita.

La crisis en los medios es un fenómeno mundial, pero es particularmente cierta en el paisaje mediático argentino, donde las modificaciones en la forma de distribución de la pauta publicitaria oficial y la recesión exacerban estos cambios. Los sindicatos calculan que unos 2.000 periodistas argentinos se habrían quedado sin trabajo en lo que va del 2016, un número impactante que le hará mucho daño a la profesión.

Pero además debemos puntualizar que el Herald ha enfrentado sus propios desafíos en medio de una polarización mediática insana. El escenario en el que nos encontramos hoy, de acuerdo a la visión del accionista mayoritario — el Grupo Indalo —, torna inviable continuar con la edición diaria. Al mismo tiempo, somos los primeros en confiar en que hay un público ahí afuera — es decir, en el mundo — que reclama una prensa no sesgada. Creemos que los hechos todavía importan. Si el Herald mantiene una singular reputación en América Latina como medio de habla inglesa, mucho mejor para encontrar un lugar en el mercado, sea como diario, semanario o web.


Blanco sobre negro


En estos días, se ha escrito mucho en otros medios y en internet sobre nosotros. Queremos dejar las cosas en claro.

El miércoles pasado, la empresa propietaria nos informó que nos convertiríamos en una publicación semanal. Tres días después, el sábado, aparecieron avisos en el diario que anunciaban la nueva era por venir, y el lunes, nosotros decidimos publicar ayer una nota breve dirigida a nuestros lectores en la página 3, con información que aquí ampliamos.

Al día siguiente de enterarnos sobre los cambios fundamentales en la publicación, la gran mayoría de nuestros colegas de la redacción fueron informados de que perderían su empleo, lo que ocupó, lógicamente, nuestra mayor atención desde entonces.


El camino por venir

Debemos reiterar — como tantas veces en estas páginas — que la libertad de expresión es un bien social con muchas aristas: una empresa u organización que entienda la misión, los valores, la historia y a los lectores de una publicación, pero también un Estado que no ignore su deber como garante del pluralismo (algo no siempre presente por el mero hecho de tener un gobierno electo; a veces, tanto las políticas populistas de izquierda como las promercado pueden concluir en realidades parecidas en cuanto al ecosistema de la comunicación). Más allá de si hay que responsabilizar al sector público o privado, la concentración de medios en pocas manos conspira siempre contra el derecho a la información. Las nuevas tecnologías pueden ser una oportunidad para salvar la diversidad, pero también pueden profundizar la condena. La cultura digital exige una estrategia empresarial innovadora, seria y de largo plazo. También un gobierno dispuesto a proteger la multiplicidad de voces.

Para la mayoría de quienes se han tomado el tiempo de llegar hasta acá, no hace falta abundar sobre nuestra historia ni dar muchos detalles sobre nuestra época más gloriosa, durante la dictadura militar. Bajo el formato que fuere, mantendremos los pilares que siempre ha sostenido este diario: la diversidad de culturas e ideas, el respeto por las elecciones individuales, la defensa de los derechos humanos y la condena a quienes los infringen. No se trata de reflejar un solo punto de vista sino una multitud de ellos. Es la verdadera demostración de la democracia en acción.


Thank you


En este punto del editorial y nuestra existencia como publicación diaria, mencionaremos a dos grupos clave.

Queremos agradecer a los lectores fieles que nos han acompañado todos los días, a menudo durante décadas. Lectores diversos y críticos. Muchos de ellos sienten un gran afecto por el Herald, tal como lo han expresado permanentemente a través de llamadas telefónicas, correos electrónicos y reuniones personales. Varios nos han llamado en los últimos días para expresar su solidaridad, respeto y agradecimiento. Les manifestamos los mismos sentimientos. Sencillamente no podríamos haberlo hecho sin ustedes.

Nuestras últimas palabras son para los colegas que han expresado nuestros valores a través de los años. Catorce de ellos dejan la redacción hoy. Han escrito, diagramado y corregido páginas claves de nuestra historia”.


El DsD se solidariza con todxs lxs colegas afectados por estas medidas adoptadas por el Grupo Indalo y adhiere a cada línea del editorial.


Réplicas en el mundo

El diario británico The Guardian enfocó por segunda vez en tres días en la situación que atraviesa el Buenos Aires Herald.

El periodista

I reported on Monday that the Buenos Aires Herald, the only English-language daily newspaper in Latin America, was to become a weekly.

Why, asked an emailer, should we care what happens in Argentina? Leaving aside the chauvinistic rudeness, by recording what is happening in media elsewhere we are better able to perceive what the Herald rightly calls 'a worldwide phenomenon'.

The central point to be learned from the Herald’s leading article on Wednesday, is universal: journalism is in crisis.

In registering its 'unspeakable sadness' at giving up daily publication, the paper said it had been 'facing difficulties for a while now'.

It spoke of the 'dramatic change', which 'reflects a media industry in crisis', and acknowledged that people now prefer to access news for free on digital platforms rather than by reading newsprint.

Then it touched on the likely result: 'as many as 2,000 journalists may lose their jobs in the country in 2016, a staggering number which will damage the profession greatly'.

The Herald is no exception because it is shedding most of its staff due to the change to a weekly. 'The overwhelming majority of our colleagues were told that they would be losing their jobs', said the editorial, which revealed that 14 'are leaving us today'.

The 140-year-old title, majority-owned by the Indalo Group, also mentioned 'our most illustrious period during the military dictatorship'. That was a reference to the paper’s defiance of the brutal regime in the 1976-83 period by reporting on its abductions of people who came to be known as 'the disappeared'.

The Herald’s editor at the time, Robert Cox, was forced into exile because of threats and intimidation. His heroism was finally recognised in 2010 when he received honorary citizenship.

From 4 November, the weekly Herald will be published on Fridays 'to be read at leisure over the weekend'.

The emailer might like to reflect on the implications for democracies across the world of the declining number of full-time journalists.

I accept that we can overstate our value to societies, and I also accept that we are far from perfect. But - to quote the Herald editorial once more - 'freedom of expression is a delicate flower' and, despite the roughness of our trade, its benefits outweigh its faults.

You may not cry for Argentina, but shed a tear instead for the fate of journalism'”.

  • Copyright 2000-2019 ©
  • Todos los derechos reservados
eldsd.com diario sobre diarios
Propietario: Sergio Aballay
Fundador: Dardo Fernandez
Propiedad intelectual: 5208317.
Dirección: Balcarce 1463 San Telmo, CABA.
Código Postal: C1103ACM