CARTAS AL DSD | CONTACTO
| INGRESAR

Medios

11/06/2018
Fuente: lapoderosa.org.ar
Fuente: lapoderosa.org.ar

center

repudios de sipreba y arecia

Grave maniobra de Patricia Bullrich contra La Garganta Poderosa

La ministra de Seguridad de la Nación llamó a “‘desenmascarar la mentira’” de la revista y defendió a la Prefectura pese a las denuncias de violencia y abusos en la villa 21-24. La respuesta de La Garganta Poderosa.


No se puede negar que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, mantiene la línea: por tercerca vez defendió a las fuerzas de seguridad que conduce frente a las graves acusaciones de violencia institucional.

Primero lo hizo con el accionar de Gendarmería en la desaparición y muerte de Santiago Maldonado. Luego, con el asesinato por la espalda de Rafael Nahuel a manos de Prefectura. Y el viernes pasado acusó a La Garganta Poderosa de mentir sobre los abusos y torturas que denunció la revista en la villa 21-24 por parte de Prefectura.

Página/12 explicó que “en el Día del Periodista, el Ministerio de Seguridad formuló una grave amenaza dirigida hacia una revista independiente”. Es que el ministerio “convocó a una conferencia de prensa para ‘desenmascarar la mentira de La Garganta Poderosa’”. Y enfatizó que “el mail que llegó a las redacciones se da en el marco del aumento del amedrentamiento y del accionar represivo de las fuerzas de seguridad en los barrios vulnerables”. La conferencia se concretó el viernes.

Recordó el matutino que cuando la funcionaria de Cambiemos se refirió a las “‘mentiras’” hacía alusión “al violento operativo de la Prefectura del pasado 26 de mayo, cuando la fuerza de seguridad detuvo a una vecina, madre de un adolescente hostigado por los prefectos, cometió abusos sobre la tía del muchacho y detuvo a otros dos vecinos, uno de ellos, el fotógrafo de la revista villera Roque Azcurraire”.

En esta línea, agregó: “El violento operativo incluyó disparos de balas de goma contra la casa de Iván Navarro, el joven detenido ilegalmente junto a Ezequiel Villanueva, esposados y golpeados por parte de un grupo de prefectos. Los uniformados además los amenazaron con obligarlos a arrojarse al Riachuelo, como ocurrió con Ezequiel Demonty que murió ahogado”.

Y señaló que por esas torturas fueron imputados “los prefectos Leandro Antúnez, Osvaldo Ertel, Ramón Falcón, Yamil Marsilli, Orlando Benítez y Eduardo Sandoval – está procesado también Félix de Miranda, cuya defensa interpuso recursos judiciales que demoraron su juzgamiento– contra los que ya declaró Iván”.

La maniobra de Bullrich generó el rechazo del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa) y de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA), que “denunciaron la amenaza efectuada desde el Ministerio y remarcaron que ‘no son solamente un ataque a La Garganta Poderosa, sino a lo que La Garganta Poderosa representa en esta coyuntura y de cara a todas las demás denuncias que se están presentando por acciones similares vinculadas al amedrentamiento de Fuerzas de Seguridad en todo el país’”.

Para AReCIA, la conferencia que encabezó el viernes la ministra “fue una puesta en escena sin antecedentes que busca estigmatizar y desacreditar a la revista villera que, desde hace años y no sólo en este Gobierno, viene denunciando los abusos de las fuerzas de seguridad en los barrios más pobres del país”.

La Garganta Poderosa publicó dos fuertes cartas contra Bullrich:

Carta despedida a Patricia Bullrich

Señora, con todo respeto, acá, entre nosotros, ¡se nota mucho! Desde siempre, nuestras villas padecieron todo tipo de avasallamientos policiales, históricamente cubiertos por ese manto de silenciamiento que defendieron a sangre y fuego, pero se acabó. Tanto nos callaron, tanto nos mintieron y tanto nos mataron, que un día decidimos poner todas estas gargantas al servicio de nuestra verdad. Y sí, porque lo denunciamos desde siempre, hoy salimos a gritar que nunca padecimos algo igual, que jamás imaginamos un tiempo de semejante terror, que nunca en la vida estuvimos peor. Ya nos torturaron amigos, hijas, hermanos, vecinas, ¿cuánto miedo necesita para secar tanta sangre?

Todas las redacciones recibieron ayer, en el más insólito Día del Periodista, un llamado a conferencia de prensa, ‘para desenmascarar la mentira de La Garganta Poderosa sobre la acusación a Prefectura por los hechos de la Villa 21-24’, en serio, se lo juramos, ¡de verdad! Negados a subestimarla, entendimos automáticamente que se trataba de un fake, una cuenta de mail trucha, que tiraba humo tan sólo para dejarla en ridículo, mientras decenas de comunicados en repudio a sus amenazas copaban toda la red.

Pero no, Ministra,
¡era usted!

Justo usted, que hoy mismo tiene procesados a 6 prefectos con prisión preventiva, por las torturas a Iván y Ezequiel, dos compañeros con el coraje suficiente como para sentarla en el banquillo por primera vez. Justo usted, que nunca publicó un comunicado para explicar ninguno de los asesinatos perpetrados por sus subordinados, cada 23 horas. Justo usted, que hoy debería justificar los 8 casos de torturas con prácticas sistemáticas, asentados en Procuvin, durante los últimos dos meses. Justo usted, que nunca pisó el barrio para escuchar a las decenas de familias acalladas bajo amenazas. Justo usted, que acaba de recibir hace 24 horas la interpelación del Comité por los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, por las denuncias que presentamos cuando nos convocaron a Ginebra. Justo usted, que la última semana recibió una intimación del TOC9, para que Pablo Noceti no evadiera la responsabilidad de la Prefectura en este operativo que primero intentaron soterrar. Justo usted, que acaba de recibir una lección demócratica en las mismísimas páginas del diario La Nación, donde Roberto Gargarella decidió correrse con dignidad de una línea editorial, que se cae como una pared.
¡Justo usted!

Ahora bien, hablemos del ‘desenmascaramiento’ de nuestra ‘mentira’, un título rimbombante, amenazante y descarado, como gancho para otra berreta operación de prensa sustentada en la complicidad de corporaciones amigas. ¿Todo ese bombo para exponer el recorte arbitrario de una pelea entre dos pibes y un prefecto, al margen de la razzia? ¿Eso debiera matizar una cacería ilegal con decenas de agentes violando todos los protocolos de Seguridad? No entendemos, por favor, explíquese mejor: usted nos está diciendo que, si ese tumulto no hubiera sido promovido por sus uniformados, ni arengado por las humillaciones clásicas de sus verdugos, ¿entonces esas imágenes estarían justificando el tremendo operativo clandestino que todos vimos? A ver: nosotros, señora, denunciamos las lesiones a dos seres humanos que dormían en su domicilio, torturados y secuestrados por un grupo de tareas que se desprendió la identificación premeditadamente, como lo demuestra el video que se olvidó de comentar. ¿No sería mejor desenmascarar a los torturadores? Nosotras, señora, denunciamos el abuso sexual de sus hombres a nuestra compañera Jessica, adentro de su casa. ¿No sería mejor desenmascarar a los abusadores?
Vamos a suponer que no,
para no perder su costumbre.

Pues bien, ahora debería usted citar a una nueva conferencia para ‘desenmascarar al Relator Especial sobre torturas de la ONU’, Nils Melzer, que visitó la Villa 21-24 hace menos de dos meses y celebró mediáticamente la necesidad ‘vital’ de nuestro Control Popular a las Fuerzas de Seguridad. Una vez terminada, podría convocar a otra conferencia para ‘desenmascarar a la Justicia’, que no sólo sobreseyó a nuestros compañeros en tiempo récord, sino que además tiene la orden de investigar a todos esos fantasmas con escopetas. Una vez terminada, tendría que convocar a otra conferencia para ‘desenmascar a los Prefectos’, que no denunciaron jamás esas lesiones, ni ese robo que intentan anexar como últimos manotazos de ahogados. Una vez terminada, bien valdría llamar a otra conferencia para ‘desenmascarar a los diputados españoles’ que también vinieron a la Villa 21 y dos semanas después nos llevaron al Parlamento Europeo, por las violaciones a los Derechos Humanos. Y una vez terminada toooda esa epopeya del embarramiento mediático que intenta disipar su inminente realidad jurídica, entonces sí, la exhortamos a revisar su propia conciencia, para contestar más amablemente nuestra denuncia, sin tanto cinismo…

Llame a otra conferencia nomás.
Y presente la renuncia, ¡ahora mismo!


La Poderosa consignó hoy una segunda publicación con más detalles:

Bullrich amenaza, tortura y miente

Hace dos semanas, denunciamos el secuestro de Mona, el abuso de Jesica, las torturas a Roque y Pablo adentro de su domicilio y la balacera contra la casa de Iván, una de las principales gargantas del primer juicio oral que afrontan ahora mismo los subordinados de Bullrich. Juuusto ayer, opacando la cuarta audiencia del proceso judicial que ya tiene a 6 prefectos procesados con prisión preventiva hace dos años, la ministra intentó poner el foco sobre los vecinos que permanecemos amenazados virtual y personalmente, promocionando un video que no presenta evidencia sobre ninguno de los crímenes denunciados, ni muestra a ninguna de las víctimas denunciantes, ni ‘desenmascara’ nuestras acusaciones: se puede ver ahí una pelea entre dos jóvenes y un prefecto que antecede a esa razzia demencial en la Villa 21-24, donde salvajemente apalearon mujeres y niños, secuestraron a una vecina, torturaron a dos jóvenes y manosearon a una compañera.

Nada de eso,
ni uno de ésos,
aparece en sus videos.

Sin alusiones a las terribles vejaciones que investiga el Juzgado de Instrucción 29, tras dictar el inmediato sobreseimiento de nuestros compañeros, una conferencia oficial se montó desde los medios parapoliciales para ‘desenmascarar’ nuestros argumentos, presentando como una contradicción o una falsedad el testimonio que la cámara de C5N tomó de nuestro referente frente a la comisaría, cuando todavía los detenidos estaban enjaulados. Ahí, en ese momento, certificamos que un agente bajó del colectivo frente a la casa de Iván (así fue), que se llenó de uniformados (así fue) y que la muchedumbre, ajena a ese conflicto, había intentado descomprimirlo (así fue). No teníamos manera de saber con mayor precisión qué había pasado antes de la razzia, porque nadie venía en ese colectivo más que los ‘testigos’, invocados en ese reportaje, al relatar el momento previo a la cacería.

Una vez más, puestas las imágenes en circulación mediante sus operadores, buscaron instalar que se trata de una mentira, que la pelea en cuestión involucra a los denunciantes, que tal secuencia detona una ‘legítima reacción’ y que así ‘termina’ la historia: sí, justo ahí, donde la historia ‘empieza’ a tener como protagonistas a nuestro fotógrafo y una familia arrancada de su domicilio, sin orden de allanamiento. Pues tal como se informa en esa entrevista que utilizan para embarrar mediáticamente el salvajismo que no pudieron ni podrán explicar judicialmente, el origen del conflicto en el colectivo se desconoce, pero no se desconocen las consecuencias que casualmente no abordan los medios oficiales. Y que sí, tienen suficientes testigos, ésos que nos fumamos los gases, los palos y la locura que vino atrás. Inexplicablemente, tal como está detallado en cada nota, en la Procuvin, en la UFEM y en la declaración judicial, sus grupos de tareas se quitaron premeditadamente su identificación para la cacería: si tienen dudas, vean este video que presentamos ese mismo día.

Ahora bien, aun si alguien pudiera considerar que las imágenes difundidas ayer ameritaban violar todos los protocolos de Seguridad y los Derechos Humanos, incluso así, no tienen una sola palabra para explicar por qué arrancaron de sus casas a nuestros compañeros, sin haber tenido ni la más mínima participación en esa secuencia que viralizaron. De las puertas rotas a patadas, nada. De las torturas, nada. De los 80 minutos arriba del patrullero, nada. Del gas pimienta y los brazos maniatados, nada. De la trompada a la cámara, nada. De las manos en las tetas, nada. De las lesiones registradas por los médicos legistas, nada. De la privación de su libertad, nada. Del abuso, nada.

Ministerio de Seguridad,
¡zona liberada!”.


Notas Relacionadas

“Detuvieron a un reportero gráfico de La Garganta Poderosa”

“La Garganta Poderosa alertó por la detención de una colaboradora”

  • Copyright 2000-2018 ©
  • Todos los derechos reservados
eldsd.com diario sobre diarios
Propietario: Sergio Aballay
Fundador: Dardo Fernandez
Propiedad intelectual: 5208317.
Dirección: Balcarce 1463 San Telmo, CABA.
Código Postal: C1103ACM